Archivo de la categoría: Reflexiones y Humor

Reflexiones

Con esta frase el sabio Hipócrates nos hace pensar en que para sanar de todos los males sean del cuerpo o del alma, primero hay que estar dispuestos a ello. Sin la voluntad de renunciar a la raíz de los problemas no se logran alcanzar ni la paz ni la salud ni se puede ayudar quién no desea recibir la ayuda aunque sea evidente y consiente que la necesita.

¿Cuántas veces querido lector te has negado a dejar ir eso que te enferma porque lo atesoras más que a tu propia paz? ¿Qué es aquello por lo que consideras merece la pena padecer? ¿En verdad lo vale?…Espero que sí.

Humor

El sabio griego Hipócrates conocido como el padre de la medicina, desde tiempos remotos sacó a relucir una verdad a menudo considerada como una bufonada, en una sencilla frase que resume que la fiebre del amor es provocada por cuerpos ajenos. Sin embargo en esta época -más de tres milenios después- la ciencia por fin respalda la famosa frase.

En 2016 un grupo de científicos de la Universidad de Granada realizaron un estudio con 60 voluntarios gracias a los cuales lograron desarrollar el llamado «Mapa térmico del amor». Los resultados de este estudio han demostrado que el amor sube la temperatura en las mejillas, las manos, la zona de la boca, el pecho y los genitales entre uno y dos grados centígrados, además de que acelera la vasodilatación... después de todo parece que Hipócrates no estaba bromeando.

Reflexiones

Un antropólogo estudiaba los usos y costumbres de una tribu en África, y al estar siempre rodeado por los niños de la tribu, decidió hacer algo divertido para ellos. Consiguió una buena porción de dulces de la ciudad y los colocó dentro de un canasto decorado con cintas y otros adornos y luego dejó el cesto debajo de un árbol.

Así, llamó a los niños y coordinó un juego, que consistía en que cuando el dijera “Ya”, tenían que correr hasta el árbol y el que primero agarrase el cesto sería el ganador y tendría todos los dulces exclusivamente para él solo. 

Los niños procedieron a colocarse en fila, esperando la señal acordada. 

Cuando dijo “Ya”, inmediatamente todos los niños se tomaron de las manos y salieron corriendo juntos en dirección al canasto. Todos llegaron juntos y comenzaron a dividirse los dulces, y, sentados en el piso, comieron felices. 

El antropólogo fue al encuentro con ellos e indignado preguntó por qué tuvieron que ir todos juntos, cuando podrían haber tenido uno de ellos el canasto completo.

Fue ahí cuando ellos respondieron: 

“UBUNTU, UBUNTU!!  ¿Cómo solo uno de nosotros podría ser feliz si todo el resto estuviera triste?”

Ubuntu, algo más que una palabra en lengua Zúlu, Ubuntu es una filosofía de vida, implica pensar y tomar en cuenta las necesidades de todos los que me rodean, es entender que no se puede ser feliz acosta de la felicidad el daño y sufrimiento de aquellos que están a mi lado. Es considerar que el bien común es lo más importante antes de actuar guiados por egoísmo, es comprender que se forma parte de un todo y que lo que afecta a ese todo me afecta también a mí para bien o para mal. Es integrarse por completo al entorno y moverse en pro de la armonía colectiva. Permitir que Ubuntu permee nuestras mentes y el núcleo de la sociedad occidental debería ser tarea autoimpuesta y no solo una idea nacida en un continente lejano.

Y tu, estimado lector ¿Qué opinas de Ubuntu?

Reflexiones

En la facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta:
—“¿Cuántos riñones tenemos?”
—“¡Cuatro!”, responde el alumno.
—“¿Cuatro?”, replica el profesor.
—“Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala”, le ordena el profesor a su auxiliar.
—“¡Y para mí un cafecito!”, replicó el alumno al auxiliar del maestro.
El profesor se enojó y expulsó al alumno de la sala. El alumno era, el humorista brasileño Aparicio Torelly Aporelly (1895-1971), mejor conocido como el “Barón de Itararé”.
Al salir de la sala, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:
“Usted me preguntó cuántos riñones ‘tenemos’. ‘Tenemos’ cuatro: dos míos y dos suyos. ‘Tenemos’ es una expresión usada para el plural. Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto”.

Cuando la arrogancia se estrella contra el ingenio lo mejor es sentarse a reflexionar, después de reír con el resultado hilarante de la colisión. Equivocada conclusión es pensar que por poseer ciertos logros ya se ha alcanzado el status de sabio infalible y que nadie se halla a la par, razón por la cual merecen desprecio todos aquellos que en apariencia son inferiores. Muy equivocada. Como igual de torcido es burlarse de los menos afortunados sólo por serlo. Presumir de sabio y hacer gala de ello es exhibir la propia ignorancia y la pobreza de alma, tal cual un asno presume de serlo y exhibe su naturaleza animal desprovista de cortesía.